NÚMERO GRAMATICAL

El número gramatical es una clasificación de los sustantivos, los cardinales, los nombres, los pronombres, los determinantes demostrativos, las coordinaciones, las frases nominales, los adjetivos y los verbos en singulares y plurales.

°

Son del número singular:

1. los sustantivos así caracterizados en el diccionario, como hombre y agua.

2. los nombres propios, como Sócrates. Exceptúanse unos pocos encabezados por el artículo plural, como Las Malvinas.

3. los pronombres yo, me, , conmigo; , vos, usted, te, ti, contigo; él, lo, ella, la, se, le, , sí mismo, sí misma, consigo.

4. los adjetivos agudos acabados en és, como cortés, y todos los que, no acabando en és, no acaban en s, como esta, gruesa, indígena, este, ese, grande, regordete, mi, baladí, mío, nuestro, grueso, su, hindú, el, aquel, cruel, algún, haragán, traidor, verdegay, veloz.

5. los determinantes demostrativos esto, eso y aquello, y las frases nominales encabezadas por esto, eso y aquello.

6. alguien, algo, nadie, todo y nada.

7. los nombres de hecho; p.ej.,

Es sabido que don Quijote (...) falla el pleito contra las letras y en favor de las armas. (J. L. Borges, Pierre Menard, autor del Quijote)

no era absurdo pensar en el veneno. (G. García Márquez, Crónica de una muerte anunciada).

8. los nombres de cuestión; p.ej.,

Está documentad o quién comenzó la planificación. (Cortes Generales de España, Diario de sesiones del Senado, sesión del 25 de septiembre de 2002).

9. los verbos especificados como singulares en la conjugación.

10. los participios acabados en o o en a.

°

Son del número plural:

1. los sustantivos así caracterizados en el diccionario, y que no corresponden a singular alguno; p.ej., afueras, alrededores, anales, andaderas [1], angarillas, anteojos, añicos, apuros, arras, arrumacos, bienes [2], bruces, calzas, carnestolendas, catacumbas, celos, comestibles, creces, dosis, efemérides, enseres, esponsales, esposas [3], estribaciones, exequias, expensas, fauces, finanzas, fondillos, gafas, ganas, grillos [4], hemorroides, ínfulas, letras [5], mañas, microcosmos, modales, nupcias, ovas, proximidades, trizas, virus, víveres y algunos más.

2. los sustantivos, los adjetivos y los participios obtenidos regularmente de los singulares.

3. los verbos especificados como plurales en la conjugación.

4. los pronombres nosotros, nosotras, nosotros DOS [6], nosotras DOS, nos; ustedes, ustedes DOS, vosotros, vosotros DOS, vosotras, vosotras DOS; ellos, ellos DOS, ellas, ellas DOS, los, las, les.

5. los cardinales, excepto uno.

6. los adjetivos sendos y ambos.

7. el adjetivo común demás.

8. las coordinaciones de nombres propios, pronombres y frases nominales.

°

FORMACIÓN DE PLURALES

Los sustantivos, los adjetivos y los participios del número plural se forman a partir de los singulares como sigue:

1. Añadiendo s a los graves acabados en vocal, y a los agudos acabados en a, e y o; p.ej., manzanas, gruesas, fuentes, grandes, metrópolis, mis, perros, gruesos, dormidos, segundos, dormidas, terceras, tribus, mamás, corsés, fricandós [7], de manzana, gruesa, fuente, grande, metrópoli, mi, perro, grueso, dormido, segundo, dormida, tercera, tribu, mamá, corsé, fricandó.

Exceptúanse los determinantes los, estos, esos y aquellos, que corresponden a los masculinos el, este, ese y aquel, respectivamente; y tus, sus, plurales de tu, su.

2. Añadiendo es a los agudos acabados en i, u y consonante, excepto s y x; p.ej., jabalíes, baladíes, bisturíes, maravedíes, ombúes, hindúes, ciudades, fraques (con sustitución ortográfica de la c por qu), reptiles, crueles, colchones, haraganes, mártires, traidores, reyes, lápices, veloces (estos dos últimos con sustitución ortográfica de la z por la c), de jabalí, baladí, bisturí, maravedí, ombú, hindú, ciudad, frac, reptil, cruel, colchón, haragán, mártir, traidor, rey, lápiz, veloz.

Excepciones:

los cuantificantes unos, a lo sumo unos, al menos unos y algunos, que corresponden a los masculinos un, a lo sumo un, al menos un y algún, respectivamente;

el cuantificante cualesquiera, que corresponde al común cualquiera;

no se forman plurales ni de los cuantificantes cada y ningún, ni del adjetivo fraccionario medio, ni del distributivo cada uno;

asíndeton, bustrófedon, épsilon, ínterin, ípsilon, poliséndeton son idénticos en singular y en plural;

cámbiums, crómlechs, déficits, estais, hábitats, hipérbatos, lores, máximums, mínimums, requiems, verdegays, son los plurales respectivos de cámbium, crómlech, déficit, estay, hábitat, hipérbaton, lord, máximum, mínimum, réquiem, verdegay.

Bisturís y maravedís, irregulares, son usuales.

Espécimen y régimen cambian de sílaba acentuada: especímenes, regímenes.

°

Los plurales de los graves acabados en s [8] o en x [9] son idénticos a sus respectivos singulares: albatros, análisis, antiparras, apódosis, bíceps, botones, brindis, crisis, croquis, dosis, estatus, exégesis, éxtasis, finolis, glotis, martes, metamorfosis, oasis, paréntesis, tesis, víveres, viacrucis, etc.; clímax, dúplex, fax, télex, tórax, unixex, etc.

°

Naturalmente, los sustantivos que convienen a objetos inmensos concebidos como impartibles no se usan en plural; p.ej., abogacía, agricultura, arquitectura, astronomía, carpintería, cólera, envidia, fisiología, horror, imprudencia, juventud, magnanimidad, mocedad, vanidad, vejez.

Y cuando así se usan, es con un significado distinto: horrores, por ejemplo, conviene a los objetos horrorosos; imprudencias, a los actos imprudentes; juventudes partidarias, a las agrupaciones juveniles de los partidos políticos; vanidades, a las cosas que halagan la vanidad, etc.

°

El plural de un nombre propio N usado como sustantivo genérico se forma como el de cualquier sustantivo en los siguientes casos:

1. cuando N conviene a personas similares en ciertos respectos al individuo nombrado por N en su uso recto; p.ej., Celestinas a alcahuetas.

2. cuando N se usa metonímica mente; p.ej., Goyas por cuadros de Goya.

3. cuando N conviene a personas de un mismo nombre o apellido; p.ej., Antonios a los que se llaman Antonio.

°

El plural de un nombre propio N usado como sustantivo genérico es idéntico al singular en los siguientes casos:

1. cuando N conviene a las facetas del objeto nombrado por N en su uso recto; por ejemplo Freyre en

Hay dos Freyre: uno chispeante y otro soporífero.

2. cuando N conviene a determinadas personas de un mismo apellido; p.ej., Anchorena en

Los Anchorena son muy ricos.

°

NÚMERO HEREDADO

Los sustantivos complejos y las frases nominales heredan el número del sustantivo componente.

Exceptúanse las frases nominales A S de N ( A, artículo; S, sustantivo fraccionario; N, frase nominal), que heredan el número de la frase nominal componente; p.ej.,

la mayoría de los hombres llegaban (...) asustados (...). (G. García Márquez, Crónica de una muerte anunciada).

°°

Advertencias.

Los adjetivos y los participios del número plural son variantes de sus correspondientes del número singular.

_______

[1] Y otros derivados de verbo, terminados en deras: absolvederas, aguaderas, arrastraderas, asentaderas, despabiladeras, despachaderas, entendederas, explicaderas, posaderas, predicaderas.

[2] Patrimonio.

[3] Manillas de hierro con que se sujeta a los presos por las muñecas.

[4] Grillete.

[5] Literatura.

[6] DOS representa cualquier cardinal mayor que uno.

[7] Así se forman los plurales de ananá, chajá, jacarandá, mamboretá, panamá, papá, pucará, sofá, yarará; bebé, buscapié, cabriolé, café, calzapié, canapé, chalé, chimpancé, cliché, comité, consomé, corsé, cuplé, cupé, hincapié, marchapié, minué, pagaré, puntapié, rodapié, saché, traspié, , yacaré, yaguareté; chacó.

Sin embargo, aes, albalaes, agaes, bajaes son los plurales de a, albalá, agá, bajá. En A. Bello, Gramática de la Lengua Castellana, § l10. 2.ª, se lee: “Si el singular termina en vocal aguda, se añade es, v. gr. albalá, albalaes (...)”.

Los sustantivos agudos terminados en o y denotativos de clase no alcanzan a veinte: biraró, bongó, capó, chacó, fricandó, landó, paletó, plató, quingombó, rondó, timbó, viraró.

[8] Muchos son compuestos de verbo y sustantivo plural: abrebotellas, abrecartas, abrelatas, aguafiestas, aguamanos, aguzanieves, apagallamas, apagavelas, atajacaminos, besamanos, buscavidas, cagatintas, calientamanos, calientaplatos, calientasillas, cascanueces, cascarrabias, chupatintas, chupamedias, cortapapeles, cortaplumas, cortapuros, cubreobjetos, cubreplatos, cuentagotas, cuentarrevoluciones, dragaminas, escarbadientes, espantalobos, espantamoscas, espantapájaros, guardabarros, guardacoches, guardacostas, guardaespaldas, guardafrenos, guardagujas, guardajoyas, guardallamas, guardamuebles, guardapuntas, guardasellos, labrapuntas, lambeculos, lameplatos, lanzamarras, lanzabombas, lanzacabos, lanzaplatos, lavacoches, lavafrutas, lavamanos, lavaojos, lavaplatos, limpiabarros, limpiabotas, limpiachimeneas, limpiaparabrisas, lustrabotas, mancacaballos, marcapasos, matacaballos, matacallos, matacandelas, matacandiles, matalobos, matamoros, matamoscas, matasanos, matasellos, matasuegras, mojasellos, mondadientes, montacargas, papamoscas, papanatas, parabrisas, paracascos, parachoques, paragolpes, paraguas, parallamas, paranieves, pararrayos, pasamanos, pasamuros, pesacartas, pesaleches, pesamostos, portabrocas, portacartas, portaequipajes, portaeronaves, portaescobillas, portafolios, portaherramientas, portalibros, portaligas, portallaves, portamantas, portaminas, portamonedas, portaobjetos, portaplumas, portarretratos, portaviones, quebrantahuesos, rapabarbas, rascacielos, rascatripas, revuelvepiedras, rompecabezas, rompehielos, rompehuelgas, rompeolas, sacabocados, sacacorchos, sacacuartos, sacaleches, sacamanchas, sacamantecas, sacamuelas, sacapuntas, sacatestigos, sacavueltas, saltagatos, saltamontes, saltaojos, salvabarros, salvamanteles, salvavidas, soplamocos, tapabocas, tapacubos, taparrabos, trabalenguas, tragaldabas, tragaleguas, tragaperras, tragasables, trotacalles, trotaconventos, trotamundos, vuelvepiedras.

Algunos son compuestos de otros tipos, como antiarrugas, antivirus, nomedejes, nomeolvides.

[9] Son alrededor de cincuenta palabras, casi todas muy poco usadas y algunas de carácter técnico. Además de las ejemplificatorias de la regla, pueden agregarse adax, ápex, cefalotórax, cuádruplex, cóccix, córtex, fénix, hápax, hélix, íbex, lux, látex, mesotórax, metatórax, minimax, múltiplex, nártex, ónix, protórax, relax, simplex, siux, sílex, telefax, teletex, tex, videotex.

del hablar